Politicos de PR adictos a Twitter

 

Unos están juquea’os. Otros usan a sus ayudantes para comunicarse con sus seguidores en la red. Aunque algunos prefieren el Facebook, el tuiteo se ha apoderado de nuestras figuras públicas.

Sí, así mismo.

La presidenta de la Cámara, Jenniffer González, el senador Eduardo Bhatia, el secretario de Estado, Kenneth McClintock, y el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá se la pasan tuiteando.

También están en la fiebre de Twitter el gobernador Luis Fortuño y el candidato popular a la Gobernación, Alejandro García Padilla. No es para menos: las redes sociales llegan a una audiencia tan diversa como tan amplia, y eso es clave en un año electoral como el 2012.

¿Con qué frecuencia tuitean? ¿Cúantos seguidores tienen? ¿Prefieren Twitter o Facebook? Éstas Son algunas de las preguntas que se les hizo a estos fiebrús.

“Lo uso cuando sucede algo a lo que quiero reaccionar rápidamente o algo que quiero compartir. No es algo programado, es espontáneo”, dijo Acevedo Vilá.

Aunque el ex gobernador todavía prefiere a Facebook, por considerarlo “más versátil”, últimamente ha comenzado a usar Twitter “un poco más”.

Al día de hoy, tiene 6,925 seguidores en Twitter y más de 325,000 en Facebook.

“Mis dos cuentas están integradas, de forma tal que la mayoría de mis posts salen simultáneamente en ambos”, dice el ex gobernador.

McClintock tiene más de 2,000 tuits y 2 mil y pico de seguidores. Tuitea varias veces al día. Es, sin duda, un fan de las redes sociales.

“Lo hago para difundir mis ideas personales y políticas, para informar sobre cosas que estoy haciendo y servicios que estoy prestando. También pongo fotos”, explicó el secretario de Estado.

“Es una manera de tú mantener el oído en tierra. Para las figuras públicas es importante. Todos los días tuiteo algo”, añade el funcionario, quien también es usuario frecuente de Facebook.

La presidenta de la Cámara tuitea también a diario. La cuenta se llama Jenniffer 2012 y la maneja ella misma.

“Uno de los compañeros en la oficina me explicó cómo era el asunto y entendí que era una manera de tener contacto directo con la gente. Primero lo cogí con reservas, pero ahora es tan rápido que estoy juqueá”, dice la legisladora.

“Ya tengo más de 1,000 folowers. Empecé el 28 de octubre pasado y voy a seguir. En Facebook, tengo una página, pero no la llevo yo. Twitter es más cómodo, son menos caracteres y le contesto a las personas que yo sigo”, añade.

¿Recibe mensajes indeseables?

De todo. Tengo gente que me ha hecho bromas fuertes, otros escriben sandeces. Los leo, pero no los comento. Mucha gente que no me conoce se sorprende de mi sentido del humor.

¿Cuántos “tuits” recibe al día?

Depende de las actividades. Pueden ser dos o tres si estoy en el Capitolio. Si estoy en la calle pueden ser más de cinco.

Bhatia está pega’o “Estoy pegao, pero me doy cuenta que puede ser adictivo. Lo estoy usando para dos cosas: para expresar mi opinión sobre algún tema del momento sobre política pública y para dejar saber dónde estoy, en los eventos en que estoy participando”, dijo el senador Bhatia.

“Me encanta tuitear. Ahora mismo creo que tengo casi 2,000 seguidores”, sostuvo el líder popular, quien dijo que aprendió rápido a entrar en la red porque en su oficina “hay un componente fuerte de jóvenes”.

Cirilo Tirado, también senador, no se considera fiebrú, pero “tuitea”. “De vez en cuando escribo cosas. Cuando estoy en conferencias de prensa, cuando voy a una actividad política o un pueblo o cuando tengo que hacer algún anuncio desde el hemiciclo de situaciones que ocurren”, dijo Tirado.

“Hay políticos que abusan de estas herramientas y más que tener ganancias, lo que hacen es sobreexponerse y pierden credibilidad”, indicó.

Dijo que en una semana puede hacer siete u ocho tuits. También tiene su página en Facebook.

Aunque parece raro, los legisladores más jóvenes no tuitean o lo hacen poco.

“Yo trabajo con Facebook. Tengo una cuenta y todo, pero nunca me ha llamado la atención. La gente en el distrito está acostumbrada a Facebook. Lo usé poco y, como no tuve mucho feed back, me quedé con Facebook”, dijo el representante Ángel “Gary” Rodríguez.

El senador Juan Eugenio Hernández Mayoral es un fanático de la tecnología, pero dijo que no le gusta Twitter.

La senadora Melinda Romero tiene cuenta en Twitter, pero dice que no le gusta “tanto” porque ha encontrado mucha hostilidad.

Ella prefiere el Facebook.

“Abro el Twitter y encuentro palabrotas que no me gustan y no me gusta leerlo. Son cosas que no tienen nada que ver con uno. Tuiteo a veces, pero me tiene un poco precavida, prefiero el Facebook”, sostiene Romero.

La senadora Lucy Arce confesó que “no es muy cibernética”, pero sí le gusta leer (en la Internet). “Es una herramienta”, dice

Fuente: Primera Hora